Inicio » Lo Conocí Viajando takes Beach Rock!

Lo Conocí Viajando takes Beach Rock!

Si algo me gusta es diseñar, y sobre todo cuando se trata de diseñar experiencias; por eso tenía un tiempecito con este proyecto que me estaba picando los ojos, se trata de “Beach Rock”: un complejo de apartamentos de lujo con una personalidad y un encanto increíble. Desde su propietario, que es como decimos en República Dominicana, un verdadero coro, hasta su personal super agradable y dedicado. Lo interesante es que tienen una onda de fiesta y bonche, así que ellos hacen el ambiente agradable y feliz a cualquiera.

Pues en este viaje se arma de repente y digo; déjame llevarme a un grupo de buenos amigos y, aparte de eso, elegir a alguien que me robó la atención el día que la conocí, mi querida Jennifer Ramirez y su esposo.

¡Y llegó el día de partir a Beach Rock!

Un sábado, obviamente. Los cito a todos en Autolink, mis aliados para todas mis travesías, con la idea de que desde allá nos fuéramos con #CopaEnMano el camino completo. Nos dividimos en varios vehículos, en este viaje estábamos: Glency Feliz y su esposo, Dawilda González y su esposo, Airam Toribio (que nunca la dejo), Karina Fabián, Raúl Cohen, María Alejandra Guzmán, mi querida santiaguera, la bella Jennifer Guzmán, y Jenniffer Ramirez con su esposo, que “me robaron los chelitos” como dicen aquí. O sea, jejej… No mal interpreten, aquí significa que me cayeron demasiado bien, como les comenté anteriormente.

De ahí partimos con un personal que se encargaría de llevarnos y buscarnos, ya que no queríamos ningún tipo de stress, y la idea era pasarla bien, y como dije siempre, con #CopaEnMano. Nos fuimos tomando Juvé & Camps Reserva, ¡qué más podíamos pedir! Al llegar a Beach Rock, nos recibieron… Jejeje dejavú, con #CopaEnMano para todos nosotros. Julio y Sandra se fueron adelante, ellos dicen que fue para revisar todo, pero es mentira, se fueron para gozar desde un día antes y darse una playita (no los culpo, es espectacular). Bueno, nos entregaron nuestros apartamentos con unos regalos mortales que se ocupó otra persona que “me robó los chelitos” de nuevo: Caroline Aquino, a quien no conocía y ¡qué bueno que la conocí! porque se portó con nosotros de maravilla.

Llegamos a la hora apropiada para almorzar y nos fuimos al club de playa, que se llama Cana Bay Beach Club, y literalmente me quito el sombrero con las atenciones y la comida, sin contar que es un club de playa lindísimo, con una vista mortal. Ahí pasamos un buen rato y luego nos fuimos a manejar unos trimotores deportivos por los alrededores del complejo, muertos de la risa hacíamos zigzags en nuestros vehículos. Si van a Punta Cana, ¡alquilen uno de esos!

Terminando esto, pues nos fuimos de nuevo a Beach Rock y ahí nos cambiamos para la cena, un extraordinario BBQ en la piscina, para luego irnos al Coco Bongo Show & Disco para gozar, bailar y reírnos desde que llegamos hasta que cerraran, después de haber visto todos los shows y de “brillar el cobre” bailando (expresión dominicana, de bailar hasta mas no poder). Pues, les cuento que yo he visto una señora que bailaba muy bien y la saqué a bailar, aunque ella fue la que al final me cansó a mí. Y como olvidar la cara de mi amigo Luis, que sólo me miraba y se reía con una cara de diciéndome: “La verdad que tú no sirves para nada… Charlatán, jajaja”, pero en mi defensa, todo el que me conoce sabe que yo me pongo “un poco contento” cuando hay gozo.

Luego de ir al Coco Bongo Show & Disco, increíblemente una luz divina me dijo: “no sigas”, ya que mis amigos y yo nos sentamos a comer grasa (meter puntos) donde la vieja YEYA, restaurante de comida criolla buenísimo que hay en Punta Cana y cierra de último. Venden todos los platos de comida criolla mortales, y de prueba por ahí hay unas fotos de unas amigas muy fit comiendo mondongo, arroz y sancocho.

Como buen ciudadano, me fui a acostar en los apartamentos de Beach Rock pensando que ya se había acabado todo, pues no… En los Instagram Stories veo una serie de fotos de que en la madrugada se han metido a la piscina y ¡a gozar como si no había un mañana! Qué problema, me perdí ese party, pero no importaba porque al otro día seguía el gozo.

Los amigos de chef at home nos hicieron, en plena área de la piscina, una paella de mariscos que era para pegarse un tiro de lo buena que estaba. Nos la cocinaron en vivo, justo frente a nosotros (tienen que ver el video), y ahí compartimos en la piscina todo el día. Aparte de un rico brunch que Beach Rock nos preparó, y #CopaEnMano seguía el día, entre el drone de Glency (hahaha) y el flamenco de Jenniffer, nos pasamos entre fotos, música del dj, risas y mucho pero mucho gozo.

Luego, ya llegaba el momento de irse de Beach Rock, jajaja… Pero un grupito no nos fuimos, y nos quedamos en el jacuzzi hasta las 10:00 P.M. ¿y qué creen? Se supone nos íbamos a acostar, y pues no, nos fuimos a un foodtruck de mi prima, que se llama “La Doña”, a seguir comiendo y metiendo puntos.

Pues les cuento que fue un fin de semana sin desperdicios en Beach Rock, hasta la gente por las redes sociales de verdad se lo gozó a través de nosotros y eso fue lo más importante, transmitir el gozo, las ganas de vivir, la felicidad y la experiencia que te da conocer y viajar.

Espero que sigan trasladándose conmigo a través de este blog en todos mis viajes, y que estos sirvan de inspiración para ustedes, para que valoren la vida y sepan que cada día es una oportunidad de vivir intensamente, sin hacer daño a nadie, pero pensando en uno mismo primero. Ya que como dice un dicho: “Uno es más feliz, cuando más se parece a lo que ha soñado ser de uno mismo”.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *